SEGUNDA PARTE DE PADECIMIENTOS SOÑADOS. ABONO

40,00

Información en +34 651 33 82 11 (MARIANA)

Ampliación Hospital:

Debido a la buena acogida vamos a aumentar las sesiones del “Hospital de padecimientos soñados” habrá una nueva apertura del hospital el 13 de julio.  de 18:30 a 20:30, hora española. Para más información  comunícate con Mariana + 34 651 338 211.

Coste 40 euros /mes   VIA ZOOM. PROMOCIÓN! Si abonas 2 meses tendrás un descuento y el abono será de 70 euros

 PARA ABONAR 2 MESES. HAZ CLIC AQUI 

Las personas que abonen  deberán enviar el justificante del pago donde aparezcan la terminal de la tarjeta con la que se abonó (los últimos 4 dígitos ) o el pago de paypal a luciamolinasanchezmillan@gmail.com junto con el nombre completo , teléfono con prefijo del país, correo electrónico y país y enviar tambien esos mismos datos por whassap a +34 651338211 (Mariana), las dudas que tengais resolverlas con Mariana. Lucia solo es administrativa. Si no se realiza este paso no se confirmará la plaza . No enviar estos datos al correo electrónico del maestro José Luis ya que él no se encarga de estas operaciones. GRACIAS .
PAGAR CON PAYPAL haz clic aquí

Para pagar con tarjeta , darle a “AÑADIR” aquí abajo y realizar los pasos del carrito de la compra

Categoría:

Descripción

Llevo años haciendo perdones guiados (psicoterapias del Espíritu las llama el Curso), de la mayoría desconozco el resultado, seguramente tendrán la misma proporción de aciertos y “fracasos” que los que me llaman para contarlo. Según pasa el tiempo y se consolida mi aprendizaje, más seguridad tengo en su bondad y más me incomoda que algunos de estos perdones no acaben en el milagro que sin duda transportan.

El proceso de perdón tiene en mi vida dos vertientes diferenciadas; el guiado a otras personas y el que me hago a mismo con el mismo método. Siempre refuerzan mi aprendizaje y sus resultados me animaron a emprender este proyecto ambicioso y definitivo. Estoy dispuesto a prestar solo atención al Espíritu y abandonar el resto de las voces que me asustan, contradictorias y finalmente fracasadas que mi mente conservadora me suministra. Es mi compromiso con lo que enseño y aprendo. No es lo habitual, pero necesito definirme por la Voz que la razón avala, por eso inauguro este hospital.

Comencé con la idea de crear un punto de encuentro de personas desahuciadas por enfermedades graves. Siempre lamenté no poder atender personalmente a todos los que no habían tenido resultados satisfactorios con su psicoterapia. Posteriormente incluí a los desahuciados por problemas de relaciones o económicos a los que igualmente el milagro se les pone difícil. En la mayoría de los casos, si se hizo el perdón y persisten los síntomas, los tratamientos son idénticos; la oración continuada y dirigida.

Y pensé en un hospital de una sola sala. Un centro virtual donde atender a las personas cuyos perdones incompletos las mantengan postradas, un hospital para cuando nuestro corazón se resiste a perdonar, un hospital para cuando la muerte, no importa su forma, se vuelve más real que Dios mismo y trata de ocupar Su lugar amenazando con secuestrar a Su Hijo.

Partimos de un hecho no reconocido en el mundo; que la psicoterapia del Espíritu es la solución definitiva, el Perdón definitivo, la única cura puesto que tras él, el milagro es inevitable. A veces, la dureza de nuestro corazón impide que el perdón arraigue y por tanto, la curación que el milagro ofrece se retrase y nos desconcierte. No es actual hablar de milagros, pero solo por tenerlo encasillado en de atmósferas trasnochadas y contextos mágicos. No partimos de ahí, sino de la razón al alcance de todos, así somos eficaces y soltamos las ensoñaciones pseudomísticas.

Es un proyecto arriesgado y hermoso, un desafío a mi fe, a mi capacidad de escuchar y obedecer la Voz en mi mente, pero una necesidad perentoria e ineludible para el reencuentro que me he propuesto con mi santidad. No quiero que me quede ningún compromiso por tomar con esa Voz que elegí seguir no sé en qué momento de mi vida y con la que cada vez estoy más involucrado.

La parte de mi mente que no entiende este movimiento, me advirtió de los peligros para que volviera al convencionalismo; te puedes estrellar, se puede morir gente delante de ti, te van confrontar, es muy arriesgado, es un salto al vacío… Y vi el panorama que mi ego desplegó delante de mí. Ya conozco sus propuestas llenas de “de sentido común”, sus engaños para mantener vigente el mundo del dolor que pretendo desacreditar. Solo de la mano del Espíritu lo conseguiré, los embates de mi ego son aún muy fuertes.

Son engaños porque, aunque sus testigos sean contundentes; las soledades, las ruinas y las pruebas médicas lo son, ninguno contiene Vida, sino que la niegan, obsérvese. Por tanto, no pueden venir de Dios Quien nunca avalaría la debilidad ni el sometimiento que imponen al Hijo de Dios, porque Él sabe que lo creó libre y de ese modo lo conoce.

Ninguna prueba que condene al Hijo de Dios o lo someta puede ser cierta y la razón que cada vez tiene más importancia para las mentes acostumbradas a usarla, nos muestra el engaño de los testigos de la muerte y esta novísima opción, jamás tenida en cuenta por el pensamiento establecido, resulta ser más verosímil que los testigos que someten al Hijo de Dios y por tanto, termina desautorizándolos.

Tal vez como opción a las amenazas que escuchaba, pasó por mi mente el recuerdo del doctor Hew Len, quien puso de moda al ho´oponopono. Cuentan que acudió al pabellón de desequilibrados mentales de un hospital psiquiátrico con la intención de sanarse él mismo, cosa que al parecer logró junto con la curación de los internos. Todos lo hicieron, la prueba de la perfecta paz.

Puro Curso. Existe una sola prueba -tan infalible como Dios- con la que puedes reconocer si lo que has aprendido es verdad. Si en reali­dad no tienes miedo de nada, y todos aquellos con los que estás, o todos aquellos que simplemente piensen en ti comparten tu perfecta paz, entonces puedes estar seguro de que has aprendido la lección de Dios, y no la tuya. (T-14.XI.5:1-2) Nuestro proyecto iba en la misma dirección.

Unámonos entonces en la bienvenida;  bienaventurados … los pobres de espíritu, los que lloran …  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos … Mateo 5:3-12 Vamos a aprender a hacer de nuestro dolor una ocasión para el milagro, para el gozo, para el reconocimiento del Cristo en nosotros y en los demás, vamos a renunciar a la separación para dar paso de nuevo a la Creación. No perseguimos la salud, el dinero o el “amor”, sino la Gloria que hay detrás de ellos, nuestra meta definitiva, no perderemos la cabeza.

Metodología.-

Las clases quedarán grabadas y podrán verse en diferido bajo contraseña de alumno.

El ingreso no será gratuito. Pediremos una aportación, aunque nadie se quedará fuera por esa cuestión. Se escucharán los casos, pero no vamos a caer en la tentación de tratar a un Hijo de Dios como carente, pobre o indigente. Nadie que se maldiga así mismo con estos adjetivos será escuchado. Un euro es dinero igual que un millón, nadie es pobre.

Es importante dar algo por lo que andamos pidiendo. Si estamos aprendiendo el Curso no debemos arrancarle las hojas que no nos gusten o no estemos de acuerdo con ellas. Es pertinente recordar lo que nos enseña al respecto; Nunca te olvides, por consiguiente, de que eres tú quien determina el valor de lo que recibes, y quien fija su magnitud de acuerdo con lo que das. Creer que es posible obtener mucho a cambio de poco es creer que puedes regatear con Dios. Las leyes de Dios son siempre justas y perfectamente consistentes. Al dar, recibes. Pero recibir es aceptar, no tratar de obtener. Es imposible no tener, pero es posible que no sepas que tienes. Estar dispuesto a dar es reconocer que tienes, y sólo estando dispuesto a dar puedes reconocer lo que tienes. Lo que das, por lo tanto, equivale al valor que le has adjudicado a lo que tienes, al ser la medida exacta del valor que le adjudicas. Y esto, a su vez, es la medida de cuánto lo deseas. (T-9.II.11:1-9)

Iniciaremos con un módulo experimental de tres meses. Cada sesión será aproximadamente de dos horas y se podrá asistir días sueltos o el módulo completo. El valor asignado para cada visita es de 10 euros. Se girará visita los días fijados y se pondrá tratamiento para el resto.

No sé realmente cómo se desarrollará las sanaciones que tomaremos directamente del Maestro. Mi primera propuesta fue hacer o repasar psicoterapias en directo y oraciones para sostener los perdones y completarlos, de forma que así comenzaremos, pero es una experiencia nueva y como tal, estoy abierto a las lecciones que el Maestro nos muestre. Será un hospital y una escuela para todos. Si son muchas las solicitudes de ingreso que nunca antes se hicieron psicoterapia, cuando las horas de hospital sean insuficientes, me valdré de los tutores de la escuela para hacerlas por privado. Todo mi equipo está unido al proyecto.

Extiendo esta invitación de parte del Espíritu, -bajo cuya dirección me pongo- a todos aquellos que estén dispuestos a aceptarla, aquí me encontrarán, nos encontrarán… a recibirlos.

Comienzo el 20 JULIO. DURACIÓN 1 MES

Todo esto dentro de las posibilidades de cada uno. Mejor pedir ayuda al Espíritu para hacer la aportación. Al único que no le gusta esto es a nuestro ego y si te sientes removido al escuchar este texto y te llenas de razones contra su postura, reconoce a quien elegiste como consejero, no se puede estudiar este Curso de su mano. Seguiremos entonces adelante exclusivamente con las pautas que estas páginas nos dan.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “SEGUNDA PARTE DE PADECIMIENTOS SOÑADOS. ABONO”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.